El océano cubre más del 70% del planeta. Su importancia y riqueza no solo yace en las Zonas Económicas Exclusivas (ZEE), aquellas bajo jurisdicción de los estados, sino también en las Áreas Fuera de la Jurisdicción Nacional (ABNJ por sus siglas en inglés), conocidas como de alta mar. Estas son esenciales en la conectividad ecológica de los ecosistemas marinos, son el hogar de un sin número de especies, absorben vastas cantidades de CO2 y producen tanto oxígeno como todos los bosques y praderas del mundo combinadas. Sin embargo, enfrentan importantes amenazas.